Caminito, la postal del Buenos Aires en la pandemia

Por Sylvia Colombo

Como incontables extranjeros, mi primera conexión con Buenos Aires fue por medio de una imagen del mítico Caminito, un serpenteante callejón de casi 150 metros de largo con una hilera de casas de chapa y madera coloridas que sigue el cauce de un antiguo arroyo. Pero a diferencia de ellos, la primera estampa de Caminito que vi no estaba impresa en una postal o en algún folleto turístico. Fue en un cuadro que mi abuela Alzira pintó en 1972, el año en que nací, y que colgaba en el pasillo de la casa de São Paulo donde crecí. Así que cuando me mudé a Buenos Aires, ya tenía una relación estrecha con uno de los lugares más icónicos de la ciudad y quizás del país.

Caminito está en el barrio de La Boca, una zona de la ciudad animada y variada, que recibió a miles de inmigrantes, principalmente italianos, en la segunda mitad del siglo XIX. Sin dinero para alquilar casas, esos inmigrantes vivían apiñados en los llamados “conventillos”, que albergaban a varias familias a la vez. En 1950, el caserío local se utilizó para construir una calle museo, que se podía visitar caminando y reunía a artistas para pintar sus fachadas.

Hoy la influencia italiana está presente en toda la ciudad, desde los hábitos gastronómicos hasta el cantadito del castellano que hablan los porteños, y Caminito, con sus tiendas de suvenires, la permanente melodía de los tangos y el humo de las parrillas, es un reducto de ese peculiar estilo de vida que empezó a gestarse con la fundación de La Boca en 1870. O así al menos lo era para las multitudes de turistas extranjeros que lo visitaban hasta el comienzo de la estricta cuarentena que el gobierno de Argentina ordenó al comienzo de la pandemia.

Argentina ha tenido que lidiar con la gravedad de un virus que ha golpeado especialmente a América Latina en medio de una profunda crisis económica. Una de las primeras medidas del gobierno argentino fue la que más afectó a Caminito: la interrupción total de los vuelos comerciales internacionales. Sin turistas desde marzo, Caminito ha perdido el bullicio permanente. Como depende en buena medida de los extranjeros que vienen a la ciudad, sus comercios y restaurantes están hoy vacíos. El humo que se huele ya no viene de los restaurantes repletos, sino de las ollas populares en torno a las cuales se reúnen grupos de vecinos para intentar mitigar el hambre de los más pobres, quienes perdieron sus trabajos y que, además, necesitan protegerse del coronavirus. Es la imagen de un país en recesión.

Hace mucho que los porteños ya no lo frecuentan como un paseo regular. Felipe Pigna, el conocido autor de Los mitos de la historia argentina, cuenta que hasta los años setenta las familias porteñas de clase media iban a La Boca para comer en sus cantinas o ver obras de teatro. Pero después, el lugar se fue transformando en una atracción para los que vienen de afuera.

El desierto entristecido y empobrecido que hoy se ve en La Boca, se repite en otras partes de la ciudad, donde se estima que han quebrado más de 3000 negocios gastronómicos, el 40 por ciento del total. Muchos de ellos dependían de los más de 3 millones de turistas que la visitaban cada año. Desde que empezó la pandemia, la situación económica de Argentina viene en picada. Entre marzo y mayo de este año, se perdieron casi 300.000 empleos en el país y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe estima que el PBI de Argentina caerá 10,5 por ciento. Si antes de la pandemia, más del 30 por ciento de la población era pobre, a fines de 2020 podría alcanzar el 40 por ciento (y casi un 60 por ciento de pobreza infantil).

En Caminito, los comerciantes y artesanos dicen que ya no pueden pagar el alquiler de sus locales y piden ayuda al Estado para aguantar el tiempo que queda hasta el fin de la pandemia o hasta poder recibir nuevamente a visitantes. Muchos han pedido ser exceptuados de pagar alquileres y tarifas de servicios mientras sus locales estén cerrados. Algunos restaurantes cuentan con delivery, pero eso no llega siquiera al 5 por ciento del monto que ganaban cuando estaban abiertos, según me dijo Aldo Elías, presidente de la Cámara Argentina de Turismo. Algunos quioscos de suvenires ahora venden productos de limpieza y golosinas a los vecinos del barrio. Los suvenires quedaron arrumados al fondo de las tiendas.

Pasear por Caminito este invierno austral provoca nostalgias de distintos tipos. Una que siempre estuvo es la de aquella época glamorosa que los locales evocan —el nacimiento del tango y los sueños de los inmigrantes que venían a “hacer la América”— y que le habla directamente al corazón de los argentinos, aunque no lo visitaran mucho en los últimos tiempos. Otra que surge de acordarse nomás de lo que era Caminito hasta poco tiempo atrás y que sale al paso del paseante en este invierno pandémico.

Antes de la pandemia, Caminito era un lugar lleno de locales abiertos, música al aire libre y visitado por decenas de turistas al día, como se ve en esta imagen de julio de 2019.
Antes de la pandemia, Caminito era un lugar lleno de locales abiertos, música al aire libre y visitado por decenas de turistas al día, como se ve en esta imagen de julio de 2019. Credit…Victor Moriyama para The New York Times

La última vez que estuve allí antes del golpe del coronavirus fue en enero. Llevé a la familia de una amiga e hicimos el recorrido típico entre un montón de gente. Nos compramos una caneca con la imagen de Mafalda por 500 pesos (alrededor de 6 dólares, al cambio oficial), una remera del Boca por 700 pesos (unos 9,5 dólares). Comimos parrilla en un lugar repleto, donde teníamos que gritar nuestra orden al mozo. No nos dábamos cuenta de que era la despedida a un mundo que se evaporaría en poco tiempo.

Fuente: www.nytimes.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *